Dingus

Ella

Ella, mi hada madrina

Ella, la que regalaba

sin esperar nada a cambio

Ella, la que siempre de mi familia cuidó

Ella, mi tutora de la vida

Ella, la que secaba mi lágrimas

aunque no pudiera secar las suyas

Ella, me sirvió un chocolate caliente

y jamás la volví a ver.

Comentarios1

  • santos castro checa

    Un nostalgico poema, amiga mia, lo que nos deja huella que luego se convierte en poesìa para eternizar a los gratos o ingratos momentos de nuestra inestable existencia.

    Que tengas un buen dia, querida Dingus.

    Rudavall



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.