Darío Ernesto

Libertad del alma

Estoy anclado en mis suspiros,
cruzados los cansados brazos
oyendo el canto del agua sobre mi tierra
soñando,
perdido en mis nostalgias
siendo esa raíz que se embebe
de mi madre tierra
que me llama.
Mi alma
muda,
quieta
como la gozosa piedra, que hiberna.
Poseo el mas bello de todos los paisajes
cantos y trinos de todos los alados pájaros
frutos de mis hermanos
arboles de mi alma,
tú,
ser que allí respiras
yo aquí
deleitando tus sueños de poeta,
huérfanos los niños, los arboles, los cielos
en esta silenciosa mañana de mis eneros
sombras que me da la vida
refugios de las postreras soledades de niños
que han crecido.
Mas el canto de mis letras,
no es el canto de mis lamentaciones
por que amar la verde hierva,
acariciar con mis ojos
tus contornos
es libertad, libres las almas que sueñan
que moldean alfareras
la vida, pacientemente
hasta la muerte
lenta.

Dario Ernesto Muñoz Sosa

Comentarios2

  • kavanarudén

    Un gusto pasar por tu portal y leerte amigo.
    Me ha gustado mucho tu poema.

    Kavi

  • Darío Ernesto

    Un abrazo queridos amigos muy amables,gracias por leer mis escritos,gracias de corazon.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.