Pablo Andrade

Donde guardo estas cartas

Empezando por recordar algunos puntos de mi pasado me encuentro con las piedras de los miedos que naufragaron en sentido contrario, una sobreproteccion de infancia redundada en consecuencias y una fragancia que me indica que puedo tener serios problemas.

Entonces sin anunciarce entra la adolescencia, me golpea como una nuez al quebrarse contra la piedra y triza el presupuesto para el futuro de volar, entonces me doy cuenta que vivía en una bola de cristal que no se rompe de golpe si no por partes y eso es lo que mas hace daño.

Me vuelvo a encontrar a los 23 con una manada de defectos e inseguridades y con la chica perfecta para elegirla que me acompañe, pero los estragos de la bola de cristal tienden a caer en efecto sin motivo alguno y el Apocalipsis surge de forma premeditada que al caer resuelvo por remover y volver a nacer desde cero sin saber donde guardar estas cartas que en mi nuevo yo no volverán jamas.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.