albertomorales

A la madre de mis hijas

Para ti mi amor,

que has compartido tu vida conmigo,

por el sublime obsequio que has dado a mi alma,

te escribo estás sencillas, pero sinceras y honestas palabras.

 

Regocijado en gran manera,

por ser el padre de dos bellas princesas,

agradezco a Dios la grata fortuna,

de tener conmigo tu sublime amor.

 

Adoro tomarte en mi regazo,

apoyarme en tu hombro para caminar,

tomarte la mano y sentir tu cariño,

y despertar contigo, dentro de mi hogar.

 

Gracias mujer por estar conmigo,

en forma infinita agradezco tus besos,

es indudable que te amo en exceso,

y que mi vida es bella, porque estás aquí.

 

Amor de mi vida, mujercita hermosa,

camina conmigo vislumbrando el rumbo,

andemos avante con nuestra familia

y perseveremos siempre en nuestro amor.

 

Alberto Morales Ureña

Derechos de Autor Reservados

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy gratificante la lectura de tu poema de amor amigo Alberto
    Saludos de amistad de Críspulo
    El Hombre de la Rosa

    • albertomorales

      Muchas gracias amigo, saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.