Donaciano Bueno

Mujer

Piedra angular a veces esquiva o silenciosa,

siempre dispuesta al quite en mis maldades,

basamento fundamental de mis debilidades,

más que losa tu eres el apoyo de una diosa.

 

Templo al que recurro en el último momento

lanzándo un SOS, lamento, solicitud, plegaria,

llamarada que solícita recoges con tu aliento

sin demandar a cambio una letra cambiaria.

 

A ti, mujer, mi alma hoy ofrezco en sacrificio

por compensación a lo mucho que mereces,

por ayudar derecho a crecer a este novicio

 

y construir el más sólido y expléndido edificio.

Porque lo que yo deseo lo recibí con creces

a ti bendigo. Eres mi mujer, mi luz, mi vicio.

Comentarios2

  • rolf

    Inspiradas letras resultan de tu pluma; la musa que las origina debe sentirse halagada.

    • Donaciano Bueno

      ¡Que hay que aún no se haya escrito de esa musa que es la mujer!
      Y lo que no queda por decir, aunque muchas veces sea repetitivo.
      Gracias Rolf por tu comentario

    • El Hombre de la Rosa

      Muy hermosa la lectura de tu poema de amor amigo Donaciano
      Saludos de amistad de Críspulo
      El Hombre de la Rosa

      • Donaciano Bueno

        Gracias a tu generosidad
        Saludos,



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.