carlosurri

Candil

Es cierto que quema

Que arde más allá de nuestra potestad

Pero lo siento lejos, distante

Su ausencia me carcome y siento que

Es primera vez que tengo esa desdicha.

 

Por suerte me cobijo de memorias

Me salvo sin chaleco en el océano

Donde puedo nadar sin plena noción

De lo que ocurre

Floto en lo que más bien ocurrió

No pienso en lo que ocurrirá.

 

Pero es imposible, no puedo

No puedo con este frío que se traduce de manera sencilla:

No tener tu calor

No tomarte de candil

No valorar el fuego, no encenderte porque no estás aquí.

 

Es cierto que quema, ese amor

Que arde más allá de nuestra potestad

Pero lo siento lejos, distante

En mi alma cándida

Sin malicia, sin doblez

Me falta envilecerme, forzar esta coraza

A la que llaman corazón frío.

 

No me hace falta

(Me hago creer)

Tener el calor de tus pechos

Tus abrasadores ojos de sol

Tu sonrisa ingenua, cazadora de hielos.

 

Ya no quiero tu calor

-me digo-

Sincerándome

Sincerándote

Ya no quiero tu calor.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy gratificante y hermosa la lectura de tu poema amigo Carlo
    Saludos de amistad de Críspulo
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.