Benito Lucero

Rueda una Lágrima

Rueda una lágrima en mi mejilla que lleva tu nombre, nació cuando le dijiste que no a este corazón y su fuerte latir comenzó a debilitarse cuando decidiste de mi lado alejarte.

 

Rueda una lágrima en mi mejilla que lleva tú nombre, nace cada noche cuando veo las estrellas que me recuerdan tus ojos, ojos que alumbraron para mí y se convirtieron en la razón de mi existir.

 

Rueda una lágrima muy hondo en mi corazón, que ironía que la cause quien fuese la razón de mi vida, la razón no la encuentro pero es tan real el dolor en mi pecho.

 

Rueda una lágrima, pero pronto se secará pues no hay mal que mil años pueda durar, rueda una lágrima y será la final, porque ya siento el deseo de volver a comenzar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.