Donaciano Bueno

Mi mochila

Al atardecer de un día
lánguido del solsticio de septiembre,
cuando el sol se oculta al fondo allá en la lejanía,
el susurro del aire sopla de relente,
con mi mochila al viento y en la mitad vacía,
tarareando una sencilla melodía
voy caminando pasito a paso por la orillita mia.
sin pararme a pensar ni ser consciente.

 

Camino sin rumbo fijo, lentamente,
procurando no pisar las inocentes florecillas
que a lo largo del paseo me saludan en la orilla,
entre los pinos y los abetos de mi mente.

Ando preso de mis miedos y aun no sé hacia donde,
mis cansinas piernas ya no aguantan lo penoso del camino,
clamo al cielo y el cielo me responde
con una fina lluvia que inunda mi destino.

Poco a poco se van nublando mis sentidos
justo cuando la negritud se percibe allá en la lontananza,
la tarde va cerrando sus ojos a lo largo del camino,
la brisa me despide a la vieja usanza con cariño
mientras que las colinas me cubren con su manto de nostalgia.

 

Hoy lanzo al olvido de mi mochila la pesada carga
y así aligerado intento agarrarme a la vida fuertemente
arropando mi cuerpo con un hilo de esperanza
de arribar a la fonda a disfrutar de la pitanza
hasta que el destino decida si debo descansar eternamente.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Yo creo que la muerte no es el descanso eterno y me explico...
    Los hombres nos creemos los depositarios de la sabiduria y dejamos en manos de la medicina el fin de nuestro tiempo de morir, sabiendo que el cerebro, si no está dañado, sobrevive a la muerte fisica de los demás organos del hombre...
    Quiero decir, que aunque el corazón deje de latir, el cerebro puede escuchar y sentir los palpitos de su entorno sin poder gesticular, al escuchar algo que le sea perjudicial, durante más de diez minutos después de certificada la muerte fisica.
    Un bello poema estimado amigo Donaciano Bueno
    Saludos de amistad de Críspulo

    • Donaciano Bueno

      No nos pongamos tétricos. Que una cosa es la poesía, que lo aguanta todo, y otra muy diferente es que tenemos que disfrutar a tope el tiempo que nos quede, por ejemplo escribiendo tan bien como tu sabes hacerlo, amigo Críspulo.
      Un abrazo y gracias por el comentario una vez más.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.