imoraga

Se acaba el vino

Me he servido la última copa

de una noche que ha sido corta

donde he entregado y soltado los sentimientos guardados,

los que he protegido,

lo que no he mostrado.

Acá mis sentimientos aflojan,

víctimas de la cebada y de las copas.


Yo te quiero y te busco desde tiempos lejanos,

desde los infinitos momentos en que no existimos,

y en el fin del mundo,

allá donde el viento ruge y golpea la cara,

donde el frío hierve la sangre,

allá..

entre ventisqueros y los glaciares..

entre la mugre, el barro,

allá..

te revelaste como la madre tierra,

escondida entre las sonrisas,

entre tus ojos grandes,

entre tu piel canela.


Allá apareciste,

alma y cuerpo de niña.

Apareciste como la lluvia,

como el sol que nace.

Como la luna…


y te quedaste…

..y ahora no se ni cómo.

y la verdad es que tampoco quiero...

de mi corazón sacarte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.