Manuel de la Paz

633

No se trata de buscar la pieza perfecta, sino,

Buscar el espacio donde  encaje perfectamente.

Solo yo me he podido responder.

 

Que complicado es remar contra la corriente

Pero para eso la juventud, no?

Ser inmortal y tocar lo inalcanzable.


Me fui sin rumbo, lleno de convicciones

Así como los perros que huyen de casa

Buscando el hogar que siempre tuvieron.


Mirando hacia atrás,

Veía mis huellas desaparecer y con ello mi vida.

Como el viento que corre por tu pelo

Como el tiempo que lleva mi abuelo.


Antes de caer por la incertidumbre,

Siento el frio cobijador y  más aun

Cuando estoy perdido entre desconocidos.


A veces el riesgo no es que

falte sino que sobre alguna pieza.

La pieza 633, solo existe. Solitaria y esteparia.


Una pieza puesta en el azar.

Sin saber dónde estará ese espacio

Que está destinado para completar

Algún rompecabezas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.