frankmarca

Niño elefante

Tienes una frente de elefante,
la voz de elefante,
la sonrisa de elefante,
la caminada de elefante,
me hablas en idioma elefante
y como siempre no se
que elefantadas dices.

 

Y hasta tienes
la memoria de un elefante.

 

Ya podria decir
e incluso hasta sospechar;
casi afirmar,
eres un elefante.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.