Carlos Roman Ramirez

PERFUME ABEDUL

Su perfume abedul me detuvo
rumbo al olvido, aura tardía,
hálito, aliento, soplo,
paréntesis otoñal no presentido.
Ella, cenizas de amor traía
en singular vuelo sin alas ni trinos
y yo, dehojando ayeres, rueca
de pasos cansados hilando caminos.
Le dije "prosigo" y trajo de su mirar
al mío un íntimo bogar de quejidos
como si hubiera un río,
me dijo "quédate" con atenuada voz
de último latido, como una espuma,
como un vahaje, como un suspiro......
y fue mi silencio ahogada voz
de interior griterío pesando destinos.
Tal vez, sólo tal vez olvide
que iba al olvido y le abra
mis brazos de hoguera extinguida
un domingo triste como todos los míos
y la garúa monótona de mis sentidos
procree ríos diminutos
para su íntimo bogar fatigado
y sea yo el puerto de su viaje postrero
o el nido de gorriones heridos,
perfume abedul.....
acaso no es tarde 
para deshilar el olvido.
                               enero 2014
 

Comentarios2

  • mariarl

    nunca es tarde cuando la dicha es buena poeta

  • El Hombre de la Rosa

    Un grato placer pasar por tus bellas letras amigo Carlos Roman Ramirez
    Saludos de amistad de CrÏspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.