Ludvaldo

SONETO DE PENAS DE AMOR

Con los demás te muestras comedida
mas conmigo eres ávida tigresa
que cruel ansía destrozar la presa
que tiene entre sus garras, que es mi vida.
 
Provócale a mi alma grave herida
la mórbida aversión que le profesa
tu pecho a mi querer, y es gran sorpresa
que no la tenga ya muerta o rendida.
 
Constante persevero en mi trabajo,
que es adorarte más que al santo Cielo,
pese a que tanto amarte a aquí me trajo,
 
a este tanto penar en duro duelo,
a este tanto llorar sin tu consuelo,
a este querer volar y estar tan bajo.

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Un grato placer pasar por tus bellas letras amigo Ludvaldo
    Saludos de amistad de CrÏspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.