virgiara

Clamores

CLAMORES

Una mano de hierro que apretó sueños; palabras duras que cortaron almas; el miedo sistemático y perverso; que le cortó a una generación las alas.

La incertidumbre de no saber nada; la ignorancia de un pueblo entero; que festejaba goles y no escuchaba.

¿Qué fue del grito desgarrado? ¿Qué fue del dolor atormentado? ¿Qué fue de los muertos sin nombre que regaron el Río de La Plata?

¿Dónde está mi hijo? Dijo la madre ¿Dónde está mi nieto? Gritó la abuela ¿Dónde están nuestros sueños? Claman los muertos.

Sin embargo no apretaron tan fuerte, sin embargo las alas crecieron, y esas voces apagadas despiertan y rugen fuertes en las conciencias de los genocidas que las durmieron.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Una maravilla la lectura de tus geniales letras sociopoliticas amiga Artemisa
    El mensaje se entiende perfectamente amiga mia...
    Un abrazo de amistad de CrĂ­spulo
    El Hombre de la Rosa

    • virgiara

      Gracias por tus palabras, es un poema muy sentido para mi!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.