Diaz Valero Alejandro José

Carta de un secuestrado (Humor)



Hola corazón de melón, espero tengas algo de consideración.

Me dejaste encerrado en casa, como si eso fuera una gracia.

Te envío esta carta por internet, para que puedas leerla en donde quiera que estés.

¿Dime, dónde escondiste mi pantalón? y ¿dónde también mis zapatos? Mira que estoy entrando en desesperación, pues los estoy buscando desde hace rato.

Sé que revisaste mi cartera y sacaste de allí algunos documentos y hasta la plata que había en la faltriquera, de seguro también le hiciste algún secuestro.

¿No me digas que mi camisa amarilla? la de mangas cortas que traje ayer, la usaste como trapo de cocina y la dejaste debajo del sartén.

Tan pronto regreses a la casa, arreglaremos esos pormenores, pero al menos dime donde está la taza donde guardaste los chicharrones.

Contesta no seas pedante, hazlo de buena fe, dime ligero, donde escondiste el picante, que me está fallando el internet.

Antes de que se caiga la conexión, quiero leer tu oportuna respuesta, así que dame la contestación, que las tripas me suenan como orquesta.

Chao corazón de melón, espero tu buen nivel de consideración, te imagino comiendo en un lujoso restaurante, y yo aquí clamando por mis chicharrones con picante.

Atentamente: El secuestrado.

--------------------

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

Derehos Registrados

Bajo el Nro. 55620214

Maracaibo, Venezuela

Comentarios2

  • EmiEli

    Muy bueno !!! saludos cordiales

  • Beatriz Blanca

    Muy gracioso ese secuestrado que no sabe arreglarse solo.
    Saludos poeta amigo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.