RICARDO ALVAREZ

FUNDIMOS TÉMPANOS

 

Era una tarde de lluvia copiosa,

gotas de piedra golpeaban

el tejado de cinc

La aurora estaba en las manos

De la ventana,

Coloridas violetas de jardines

Oteaban la trepadora hiedra

Mientras ampliaba sus enaguas

irguiéndose en la pérgola/

 

Éramos del retumbar de chapas

los cuerpos vibrantes del atabal,

agitado abano de palmo enlazado con.

La vista fija en los hilos gravitantes.

Como los que veo

en la transparencia de tu mirada.

Cuatro ojos en dos orbitas se deleitaban

en el baile del agua/

.

Se apaga la lluvia en el vergel orquestado,

inicia el desfile de su ropa con

desnudo esquema de ángulos

Dominando la pasarela de las caucas

en la abierta pupila de la celosía/.

 

Tu eras tejido fragor de borrasca,

yo figura de guirnaldas sin preámbulo.

Un conjunto de células

imbuidos en el retrato del agua

donde los pies descalzos

suben engarzadas guirnaldas/

 

Esculpido momento  perplejo

en la contemplación del florido pasto

nos hicimos sépalos urdidos/

En la yema de los dedos.

el diluvio moría entre nosotros

bajo el domo golpeado

su voz declamaba

el catar de nuestro vino añejo

pegado a los labios de cópula,

crisol donde fundimos témpanos

compactos del pétreo hielo/

 

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Comentarios2

  • Paco Jose Gonzalez

    Precioso poema que nace de una gran sensibilidad.

    • RICARDO ALVAREZ

      muchas gracias paco. mis saludos poeta

    • El Hombre de la Rosa

      Una gratificante satisfación leer atentamente tus hermosas letras amigo Ricardo Alvarez...
      Un saludo de amistad de tu amigo Críspulo...
      Feliz domingo...

      • RICARDO ALVAREZ

        gracias amigo críspulo. mis saludos de amistad



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.