Ramirez Adrian

Fúnebre caminata

Salí a caminar un poco
entre calles modestas
y aceras resquebrajadas
observando todo lo que podía
detallando hasta el más mínimo detalle
de los detalles que destallaban las avenidas. 

Algunos perros tirados a la calle
bolsas, residuos, pura basura.
Periódicos con noticias de mierda
y mierdas con aspectos humanos.

Algunos agujeros de bala en algunas paredes
indigencia en indice preocupante
algunos zampados cruzando a su suerte
y que suerte que no cruce con la muerte. 

Algunas personas riendo de los preocupados
algunos preocupados riendo de los apresurados
y algunos apresurados riendo de los que tienen tiempo para reír.
Miseria humana, tráfico, vulgaridades. 
Miradas perdidas, absurdas, con miedo.
Amantes que en realidad no se aman,
algunas mentiras, bendiciones y gritos.

Entre los cabezales en conjunto
que cruzaban la misma acera sin gracia que yo
una joven, de aspecto sombrío
saco un arma y dio fin a sus cienes
simultáneamente espabilaron los valientes
y los curiosos, condenados.

Una anciana gritaba:
"-¡Qué Dios nos salve de éste mundo!-"
Mientras yo pensaba:
"-Que éste mundo se salve de nosotros-". 

Me devolví a casa
indignado por lo observado,
me recosté en el viejo sillón polvoriento
mientras me miraba al espejo;
quise sonreír 
no pude
quise llorar
tampoco pude.
Lo único que podía hacer era mirarme
y preguntarme por qué no podía hacer nada.

Y fue ahí que lloré
porque me estaba riendo
de mi reflejo.

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tus geniales letras amigo Ramirez
    Saludos de afecto y amistad
    Críspulo el Hombre de la Rosa

  • Rial Rodriguez

    wow, excelente escrito, me encantó la realidad de tu poesía

    • Ramirez Adrian

      Muchas gracias por leerme amigo, un saludo.

    • adriana dellanira

      fascinante....



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.