chrix

Amor infinito

Mis ojos dilucidaron un sueño,
alas de luz reposando en mis manos 
un aura divino flotando
entre mis dedos, 
latente sentimiento atesorado.
.
Una flébil plegaria elevo,
eco de mi hondo sentir, 
que la deidad cure mis heridas 
y mi sangrante corazón 
vuelva a latir.

soñé...

“Que con luminarias 
destelladas en un manto lánguido,
las huellas de melancolías
se dispersaban en la bruma de un atardecer.
y una suerte de arcoíris desparramado
teñía el cielo gris de colores 
aferrándolo al paisaje a un cromático reverdecer."


Hoy al abordar mis ojos,
lejos de mis sueños y cerca del alba,
pude sentir la luz, que en silueta
tomó mi mano con mucha calma.

Era mi hijo aquel divino aura,
Y mis nietos dos estrellas
que al lado de su padre refulgían,
Pintando toda las sombras,
Iluminando mí camino,
entonces comprendí la suerte que tenía,
¡tanto amor aquí a mi lado!
los abracé y sonreí con alegría.

Graciela Aguirre.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tus geniales letras estimado poeta y amigo Chrix
    Saludos de afecto y amistad
    Críspulo el Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.