PoetaFallecido

Ultimátum.



Te odio,
te odio con el odio más puro que puede existir,
no me importa,
no me importa ni me interesa lo que vayas a sufrir,
huye,
huye cuervo maldito que hay errores que no se pueden corregir.

Es tu turno,
Es el turno de que sepas asumir los errores,
llora,
llora porque la equivocación te causará terrores,
aguanta,
aguanta porque como ayer dañaste hoy aceptarás los temores.

Algún día,
algún día sabrás lo que tenías y lo perdiste,
siente,
siente mi indiferencia con la mirada fulminante,
asume,
asume que no hay salida y ya te condenaste.

Y si en el último minuto airoso de bondad
mientras el viento sopla suplicando piedad,
llegas tú a ponerte en mi lugar
y te das cuenta que ya no puedo amar,
no te aflijas, pues de tu suerte
no queda mucha: vivirás con indicios de muerte.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tu genial poema amigo Eduardo Rangel
    Saludos de Críspulo

    • PoetaFallecido

      Muchas gracias amigo, siempre es regocijo tenerlo de lector, saludos.

    • santos castro checa

      Duras metàforas, compañero Eduardo, cuando se llega a sentir ¡tanto dolor!, ya no se puede definir, lo que es el odio, o lo que es el amor.

      Rudavall

      • PoetaFallecido

        Asi es amigo Santos, uno ya no sabe que es lo que siente en verdad pero debe de seguir adelante.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.