Jasidh

Rusieñor

Noche, cálida como el vivido invierno. Fresca como la primavera, en donde la creación posa delicadamente sus ojos, donde los ángeles susurran y las rosas duermen.

 

La bella dama que se viste de negro, que camina sobre las estrellas, esta te invita a probar la miel del paraíso

Noche, donde la creación oculta delicadamente sus ojos; noche, de color índigo, tendrás que despertar, no podrás soñar hoy; escucha el caminar y el volar del ruiseñor

 

Viaja por los empinados montes, descansa bajo su gran belleza y se embriaga con su dulce néctar

Las criaturas viven el momento, hablan de locura y de pasión, mientras el ruiseñor viaja a las cascadas del sur; penetrando la suave cortina de tibia y dulce agua descansa en su acogedor interior húmedo, perfecto.

Esta noche la creación no dormirá, escuchará atentamente al ruiseñor y verá caer la lluvia.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermosa y grata ha sido la lectura de tus letras amigo Jasidh
    Saludos de sincera amistad
    Críspulo el Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.