arturo maldonador

UN RATITO

¡UN RATITO!

Todos los días, a todas horas, tengo esas aventuras mentales y físicas con la nieta. Estoy estresado por la última que en este momento hace. Con pintura negra pintó una hoja blanca de papel. Embarró mesa y manos. Allí, el abuelo interviene, ¡Saca la lámina de cartón de base, la hoja de papel pintada, fuera del cuarto. Colócalos no enfrente del mismo, porque se manchará el piso y se ve mal. Lávate las manos afuera, adentro no, porque las llaves y lavado vas a manchar. Toma un bote, lo llenas de agua afuera, agarra jabón y a limpiarse las manos. Después de limpiarse las manos, vienes y desmanchas la mesa!

 

En eso estoy. Ya se lavó las manos. Regresó con la base de cartón, la deja en la mesa y ésta no la limpia. Estoy esperando que va hacer. Entró al baño, y allí se quedó ¿Qué estará haciendo, no oigo ruido?

 

Bueno, si escucho, que está moviendo la tapadera de la caja del baño. Espero, aún sigo esperando....y si les cuento lo que está haciendo, es una intimidad, se esta lavando la cola, ya lleva tres botes de un litro de agua.

Bueno, eso es parte de mi historia, dejó su tiradero en la mesa, y yo espero a regañadientes, porque la tiene que limpiar.

Dos cosas que oí: de una hija, que me dice: a un niño, tienes que repetirle, repetirle, repetirle, y algún día, lo que le dices, lo hará. Eso hago hace ya muchas semanas: Lava tu plato y tu vaso y tu cuchara, y ni seña de que lo haga.

El otro punto aprendido: A los niños se les pone límites.

 

Bien, ya salió del baño y se fue a acostar. ¡A limpiar la mesa!, con voz fuerte. Quita el cartón, que está en la mesa, no se porqué se tarda. Ahora si, regresa con un trapo y empieza a limpiar. El jabón se acaba en la limpieza y ahora se pone a limpiar toda la mesa.

 

El abuelo, otra vez. Saca una cubeta le pones agua y el trapo, muy sucio, lo lavas afuera y lo tiendes a secar. Adentro no, porque esta muy sucio y en el lavabo lo usamos para los trastes.

Salgo, porque la llave de afuera no descansa, efectivamente hay un tiradero de agua y de jabón. Explico, hay que usar poca agua y jabón y tirarla en un jardín de tierra para que se absorba por el suelo.

 

Ahora descubro dos líneas, una de agua y otra de pintura por el cuarto y la cocina. Habrá que limpiar ambas líneas.

 

Nunca he sido mamá, mis conocimientos poco me sirven para convivir y guiar a una niña de casi nueve años. Solo se que ella quiere actividad, y a mi que me gusta leer, quisiera que ella desarrollara ese hábito. Aquí le dejo, el ruido del bote suena ahora fuera del cuarto. Voy a ver que sucede.

 

Y termino, aunque sigue la fiesta, los chorritos de agua y de pintura, no quería limpiarlos, así que la voz aumentó y ni aún así lo quiere hacer, y me contesta que eso ya estaba allí, que no le toca, con más presión? lo hace a regañadientes. DE UN ABUELO.

EL POETA DEL AMOR. 07-02-14.

CABO SAN LUCAS, BC.MÉXICO.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.