boris gold

MONGO/S PLANET

 

                                         “MONGO/S PLANET”

                                                         Diciembre de 5991 ADV(antes del viagra)

 

A pesar que mi médico me lo dijo infinidad de veces: USTED DEBE COMER COSAS LIVIANAS (por la digestión ¿vió?).

Pero los doctores proponen y la gente dispone...Y YO NO SOYLA EXCEPCIÓN.

Todo esto viene a cuento a raíz de haber dado muy buena cuenta de una opípara cena regada con un mejor vinito, resultado :PESADILLAS AL POR MAYOR: ya paso a comentarles.

La historia comienza cuando yo, ciudadano de un lejano planeta ya cansado de tantas arbitrariedades costumbres y reglamentos, trataba de rebelarme contra el orden establecido en ese lugar, que hasta el nombre que tenía “era para la chacota” EL PLANETA MONGO.

Me imagino que ustedes se estarán diciendo “que rabanito” me importa de donde es este vejestorio y si vive en el planeta de los simios, Corrientes y Esmeralda, o en la república de orgasmoslandia, lo único que les pido es que me tengan un poco de paciencia y respeten mi edad (esto no es moco de pavo).

La gente del lugar tenía una particularidad, era fanática de todos los deportes, pero el que prevalecía por sobre todos era uno que se jugaba con los pies, ellos lo llamaban (FUNGIBOLL), para jugarlo todos se ponían un sombrero, algo así como un casco (para que se ubiquen, ¿me siguen?) y el balón era la cabeza de algún esclavo que había pasado a mejor vida.

Pero como siempre pasa, había uno que se destacaba del resto y él lo tomaba como una premonición divina, o un llamado del cielo.

La cuestión era que estaba en boca de todos y no por su capacidad intelectual ni por sus razonamientos ni por su ubicación ante las cosas, ¡QUE VA! él creía que su capacidad deportiva le daba derecho a opinar de lo que sabía pero en especial. DE LO QUE NO TENÍA NI IDEA, sus actividades tenían en vilo a todos los habitantes, pero lo más grave fue que amenazó al pueblo con algo terrible....¡ESCRIBIR UN LIBRO!.

El atleta en cuestión era un tal Dieguitus Mandarona, como era tan hábil en lo suyo ya nos tenía recontracansados a todos y no solamente a nosotros , también a los del planeta vecino que ya tenían las paletas llenas (eran buenos jugadores de tenis) no lo bancaban más.

Por si fuera poco y gracias al persistente trabajo de los obsecuentes y alcahuetes de turno que en MONGO son legión (cualquier similitud bla bla bla).

Un buen día y en un ataque de constipación  existencial ,el comité científico y el grupo de notables del lugar lo nombraron DOCTOR HONORIS CAUSA DEL SACRO IMPERIO DE MONGO, AURELIO YLA BRAND BAROMETHERSISTEM INC...porque también había capitales Norteamericanos( se la van a perder...justo ellos).

Todo eso y muchas cosas más hicieron que mi salud se deteriorara en grado sumo y una profunda depresión hizo estragos en mi persona y eso me llevó a tomar la drástica determinación de querer suicidarme.

Pero no lo quería hacer así nomás, de ninguna manera, deseaba que fuese con mucho sufrimiento, PRETENDÍA CORTARME LAS VENAS CON UNA MEDIA LUNA...NO LO PUDE LOGRAR(allí no se manducaba eso) pero probé de nuevo.

Y cuando estuve a punto de hacerlo con la partitura DEL TANGO “CAMBALACHE” me despierta mi señora gritándome...

¿TODAVÍA ESTÁS ENLA CAMA? SEGURO QUE HABRÁS SOÑADO ALGUNAS DE TUS GANSADAS....

                                                                      Boris Gold

                                                      Simplemente…un poeta  

Comentarios2

  • Maria Hodunok.

    JA JA JA, espectacular cuento, me hiciste reir,pobre Maradona, el libro se lo escribirá otro.
    Muy bueno, poeta, siempre es un placer leerte..
    CARIÑITOS.

    • boris gold

      Gracias María, esto es lo que hay.
      Un beso

    • El Hombre de la Rosa

      Gratificante la lectura de tus letras amigo Boris Gold
      Saludos y amistad de Críspulo

      • boris gold

        Gracias amigo Críspulo.
        Un abrao



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.