martin palafox g

Niño

¡OH! pequeño ser que caminas 

Con el corazón abierto al mundo

Que con tu inocencia

Todo lo iluminas

Porque tú derrochas

El amor profundo y sincero.

 

Ojos bellos, claros y tiernos

Mirada inocua, de pasmosa inocencia

Que reflejan luz,

Invitando a verlos

Como un atardecer de mar 

Con esa luz llena de angelical esencia.

 

Tu sonrisa sincera

Tú clara mirada

Tú frágil figura

Tu calido corazón

Tu futuro incierto

Atrapa a los viejos

Que solos sollozan

En su trágica existencia

Pues se les fue la vida

Sin encontrar su amor verdadero.

 

Tantas cosas tantos tiempos

Cada quien atrapado en su cuento

Unos lloran, otros ríen

Unos viven, otros fingen

Unos presumen su suerte

Otros aman tanto la vida

Otros odian tanto

Y así entre amor y odios 

Todos caminan hacia la muerte.

 

Comentarios2

  • mario mena mena

    ...sí camino inexorable que demanda preguntarse no sólo al terminarlo, sino que mirándo hacia atrás, las gandes preguntas: ¿de dónde venimos, a dónde vamos?
    ¿Pues si bastara nacer y morir, a dónde enraizará toda la existencia que queda en medio?

    • martin palafox g

      Gracias por tus comentarios amigo.

    • El Hombre de la Rosa

      Hermosa muestra del arte de tus letras amigo
      Saludos y amistad

      • martin palafox g

        Gracias por sus comentarios, soy nuevo en esta pagina espero publicar otros de los poemas que tengo y contar con su amistad.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.