Miguel Cruz

Lluviosa tarde en la estacion

 

La resaca del dia, como una mochila

de plomo pesa sobre mis hombros.

Oscuro dia de octubre, el viento me

 me abraza como en un soplo de perdon.

 

 A paso de hombre cargado los trenes

 vienen como el ganado del dia.

 Veinte minutos tres trenes han pasado.

  En el frente un joven es desconfiado de

  la autoridad, un pino en un pantalon

  

   buscaran, al ver una hoja quemarse

   en un espeso humo blanco.

   unas horas de calabozo , el atrevimiento

   pagara a tal indiscresion.

 

   Gente que se acumula como hormigas en una caja.

   El alba se adelanta con la vuelta de los faroles que

    prematuramente iluminaran el ambiguo diluvio que va

   y viene como una preciosa chica en un sabado por

     la tarde de shopping.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy placentera la lectura de tus letras amigo Miguel Cruz
    Saludos de Críspulo

    • Miguel Cruz

      Muchas gracias, maestro de la Rosa. Es un honor y una grata satisfaccion, comenzar de esta manera en el sitio.
      Saludos, y Gracias por ser el primero en comentarme.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.