boris gold

HUELLAS

 

El reloj del tiempo siempre en movimiento, no da ni siquiera un respiro para mirar atrás, su rol es empujar hacia delante sin cesar, eso hace que en el camino vayan quedando cosas, despojos de vida  difíciles de olvidar.

Y allí va el anciano, haciendo un racconto de ese pasado lindo que le tocó vivir, época en que no había achaques que impidieran , las mil aventuras que supo tener.

En el inventario de tantos sucesos, las buenas se imponen sobre las demás.

Amores sinceros y amigos queridos que hoy son historias, mientras tanto tozuda y valerosamente, él se ciñe al imperioso y arduo trabajo…DE VIVIR.

A pesar del tiempo y la distancia, de ausencias y dolores permanentes, tiene sin embargo tiempo de volar  a bordo de su imaginación, para penetrar en ese mundo hecho a su medida y a su tenaz voluntad de ser feliz… aunque sea de a ratos.

Y allí se lo ve  metido en el traje de sus veinte años, embebido de la alegría y el empuje de esa edad, en que los problemas y contratiempos le eran ajenos, él era el dueño feliz de ese pedazo de mundo que le correspondía.

Ahora era diferente, ya no ve todo de color ilusión, los colores de antaño se fueron desdibujando, para convertirse en un gris acorde a su vida presente.

Había momentos en que la nostalgia mancomunada con su angustia se encargaban de traerlo hasta los hermosos momentos que tanto extrañaba, eran tan solo ráfagas, instantes de allá lejos, el futuro pintaba a las mil maravillas y en su léxico no existían palabras tales como: vejez, decrepitud y…OLVIDO.

Pero todo es finito y a veces los buenos deseos se hacen perdiz, el presente se impone y es el que maneja los hilos, para él somos simples muñecos  que nos maneja a su antojo.

No es fácil para el personaje que nos ocupa, armar el rompecabezas del destino, lo que conocía ya no existe más y el camino que aún le toca recorrer, para perderse en el infinito…es una incógnita.

La vejez no es un estudio para imberbes, muchos humanos y en especial los que tienen decisión de poder, se envuelven en esa pátina morbosa de soberbia que le dan los altos cargos que ostentan Y que cegados por su maldito ego se creen inmortales y no se dan cuenta que el oficio de vivir, es como una gran obra de teatro…CON UN PRINCIPIO, UN DESARROLLO Y ”UN FINAL”.

Más el tiempo, siempre el tiempo, en su papel supremo de digitar las cosas, es el que con su dedo ejecutor, es el que indica quién juega el partido, quién va al banco de suplentes y quién ¡NO JUEGA MÁS!...

“HAY HUELLA QUE ESTÁN CONDENADAS A PERDURAR POR SIEMPRE…

SON LAS QUE DEJA EL TIEMPO”

                                                                 Boris Gold

(simplemente…un poeta)

Comentarios6

  • Maria Hodunok.

    BORIS, poeta porteño, es espectacular tu prosa, con una inevitable realidad, pero dejanos seguir soñando, porque sin sueñis, si, sería el final.
    Simplemente sublime, ME LLEGÓ AL ALMA.

    cariñitos mil.

    • boris gold

      Si maría y los sueños...sueños son.
      Un beso

    • boris gold

      Gracias Alberto.
      Te mando un abrazo

    • EmiEli

      El tiempo trascurre sin detenerse, la hora nos llega sin que importe como nos veamos, la humildad debe hacerse presente para vivir en paz y valorar a la vida como un bello regalo que tiene caducidad. muy bueno Boris

      • boris gold

        Así es EmiEli, gracias por el comentario

      • Poeta del Silencio

        palabras profundas que brotan de tus sentimientos, versos maravillosos.

        • boris gold

          Gracias Arleys por tus palabras

        • El Hombre de la Rosa

          Estimado amigo y poeta Boris Gold...
          Muy hermosa la lectura de tus gratificantes y hermosas letras...
          Saludos de afecto y amistad...
          Críspulo el de la Rosa...

          • boris gold

            Gracias Críspulo, te lo agradezco.
            Un abrazo

          • la negra rodriguez

            pROFUNDAS LETRAS NOS TRAES bORIS EL MAS BONITO, EL TIEMPO PASA Y SE LLEVA LA JUVENTUD PERO NOS TRAE LA VEJEZ QUE NO ES OTRA COSA QUE UN CUMULO DE EXPERIENCIAS QUE A ALGUNOS LOS VUELVE SABIOS.
            BE SOS.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.