Scahega

AMOR, DESEO Y RÁFAGAS DE PLACER (conversación de dos amantes)

- Amada mía con mucho respeto te digo, y lo hago sin contener más mis deseos, que es por culpa de ellos que anhelo nuevamente probar el  néctar de tu gloria, ese que fluye cuando la excitación se apodera de tu cuerpo y te hace estallar de pasión 


- ¿Acaso te refieres amado mío, a ese que hace que mis uñas se marquen en tu espalda, una vez anuncia su llegada?


- Exactamente mi amor 


- Desearía yo, justo ahora, bañarme con la transparencia y espesura de tu laguna, esa que una vez la desbordas en mí , se torna blanca y excitante 


-Y en qué parte de tu cuerpo te encantaría que bañase con la materialización de mi deseo?


 -En la parte donde tu suave, larga y ancha representante del sentido del gusto, hace endurecer y aumentar el tamaño de mi punto de placer, con tal rigidez que sus deseos son estallar


-Entonces aprieta bien fuerte el faro contenedor de mis más bajos deseos y con la suavidad de tus labios llama a esa suave alma blanca para que juguetee en tus esplendorosos monumentos y así puedas sentir con tu piel, el cálido cobijo de mi más profundo placer 


- Y si lo hago, y  tus deseos estallan hasta tal punto que necesite más estallidos de ti, que pasaría con ese te amo, luego del primer estallido? renunciarías a seguir haciendo explotar tus bombas de pasión en mí? o por el contrario continuarías, sabiendo que si lo haces tu cuerpo lo lamentará... el cansancio infinito quedará...


 - Como todo guerrero seguiría hasta que mi cuerpo quedase sin una gota más de energía, entonces quemaría mi alma en ardiente pasión convirtiéndola en el combustible que empujaría mi cuerpo de nuevo a la batalla, una vez más, hasta que toda mi esencia quede esparcida por los campos ardientes de tu piel


 -Te declaro entonces mi soldado guerrero, así que toma mi cuerpo como tu campo de batalla y haz que mis tierras se estremezcan con tu andar... impulsa a que los ríos que en mi se encuentran aumente su caudal, desbordándose, obligándote a que te bañes en ellos, y así sin dudarlo te mojes  también... 


- Escavaré hasta lo más profundo de tu campo para sacar a flote  tesoros que jamás pensaste que existieran, y con ellos construiré caudales que lleven tus ríos a un fluir continuo e interminable


 - Mis tierras eran solo mías, pero ahora son tuyas, te las cedo, te las otorgo, desde ahora y por siempre quiero que su dueño sea ese guerreo intermitente, invencible, apasionado y enamorado el cual eres tú… desde ahora mis tierras te corresponden, haz lo que quieras en ellas, son tuyas amor mío, solo tuyas…No sabes cómo le pido  a las horas que aumenten su caminar, para que nuestro encuentro no tarde tanto en llegar


 - Te amo, amada mía con la plena seguridad que solo a ti amaré así


 

- Y yo te amo amado mío, con la plena seguridad que solo a ti quiero amarte así

 

 ©

SCAHEGA, ZETT WF.

Comentarios4

  • El Hombre de la Rosa

    Una hermosa muestra de tu especial talento literario estimada señora
    Saludos de amistad
    Críspulo El Hombre de la Rosa

  • Scahega

    Gracias Críspulo, y por ahora te regalo lo de "señora" jejejej

  • Luhiv Luphin

    con ternuras se hizo el cielo ... prosa que embelesa ‼

  • Scahega

    Gracias por tu lectura Luhiv Luphin. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.