ldeluis

El maestro y sus Maestros.

Una vez que el gran místico Sufi Hassan se estaba muriendo, uno de sus discípulos le preguntó: -Maestro, ¿quién fue tu maestro?

-Tuve centenares de maestros -contestó. -Si tuviera que decir el nombre de todos ellos me llevaría meses, tal vez años, y aun así me olvidaría algunos.

 -Sin embargo, ¿no hubo alguno de ellos que te marcó más que otros?

Hassan pensó un minuto, y dijo:

-En verdad, existieron tres ocasiones que me enseñaron cosas muy importantes:

La primera fue un ladrón. Había dejado la llave de mi casa al vecino, pero habiéndome perdido por el camino, regresé a casa muy tarde y no quise despertarlo. Busqué a la primera persona para ayudarme y resulta que era un ladrón que, en un minuto abrió la puerta.

Él me dijo que vivía de robar en las casas, pero yo estaba tan agradecido que lo convidé a pasar un tiempo conmigo.

Durante un mes durmió bajo mi techo. Cada noche salía y comentaba: “Me voy a trabajar; continúe con su meditación y rece bastante”. Cuando volvía, yo le preguntaba siempre si había conseguido algo, y él invariablemente me respondía: “No conseguí nada hoy. Pero si Dios quiere, mañana lo intentaré otra vez”.

 En su mundo, era feliz.  Nunca lo vi desesperarse por la falta de resultados. Durante gran parte de mi vida, cuando yo meditaba sin que me sucediera nada, muchas veces estuve cerca de una depresión total. Pero en esos momentos yo me acordaba de las palabras del ladrón: “No conseguí nada esta noche pero, si Dios quiere, mañana lo intentaré otra vez”. Eso me dio fuerzas para seguir adelante e insistir en la meditación.

 -En una segunda ocasión, fue un perro. Yo estaba yendo en dirección al río para beber un poco de agua cuando el perro apareció. Él también tenía sed. Pero cuando llegó cerca del agua vio a otro perro allí; que no era más que su propia imagen reflejada.

 Tuvo miedo, se alejó, ladró, hizo todo para alejar al otro perro. Pero nada sucedió, es claro. Finalmente, como su sed era inmensa, resolvió seguir adelante y se tiró dentro del río: en ese preciso momento la imagen desapareció. Así entendí que cualquier obstáculo puede ser vencido cuando lo enfrentamos.

 Hassan hizo una pausa y prosiguió:

-Finalmente, mi tercer maestro fue un niño. Caminaba en dirección a la mezquita, con una vela en la mano. Yo le pregunté: “¿Tú mismo encendiste esta vela?”, y me respondió que sí. Como me preocupa que los niños jueguen con fuego, insistí “Chico, hubo un momento en que esta vela estuvo apagada. ¿Podrías decirme de dónde vino la llama que la ilumina?”.

 El niño rió, apagó la vela y me preguntó a su vez: “Y usted, ¿me puede decir a donde fue la luz que estaba aquí?”

En ese momento me di cuenta de lo estúpido que había sido. ¿Quién enciende la llama de la sabiduría? ¿A dónde va ella? Comprendí que, al igual que aquella vela, el hombre carga en ciertos momentos en su corazón el fuego sagrado, pero nunca sabe dónde fue encendido. A partir de ahí, comencé a comulgar con todo lo que me rodeaba: nubes, árboles, ríos y bosques, hombres y mujeres. Tuve miles de maestros durante toda la vida. Siempre que necesité respuestas, las encontré en los lugares más sencillos. Seguí las señales y viví en constante contacto con todo y con todos.

 

Un maestro es cualquier persona o cualquier cosa que despierta en nosotros el conocimiento que ya poseíamos. Él es como una piscina, que nos enseña a nadar: una vez que ya sabemos, debemos salir de esa piscina y cruzar los océanos.

Comentarios4

  • kavanarudén

    Hermoso cuento, profundo y con una gran enseñanza.
    Gracias por proponerlos amigo. Dios bendiga a quien lo ha escrito.
    Mil bendiciones a vos

    Kavi

  • El Hombre de la Rosa

    Un maestro es cualquier persona o cualquier cosa que despierta en nosotros el conocimiento que ya poseíamos. Él es como una piscina, que nos enseña a nadar: una vez que ya sabemos, debemos salir de esa piscina y cruzar los océanos.


    Una genialidad tu hermosa prosa literaria amigo
    Saludos de amistad

  • Ayelén

    Un gusto leerte amigo. Mi felicitaciónes,
    un beso grande, abracitos. Ayelén.

  • ldeluis

    Queridos amigos, muchas gracias por estas palabras que traen siempre un poco de luz...la luz de la amistad!
    un abrazo,

    Luigi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.