soledad Mar y cielo

Sublime Entrega

Poema: Sublime Entrega
Soledad Mar y Cielo

Su cuerpo escultural vi
cuando entré a la alcoba,
la tapé apresurado, con las
ropas del lecho.

En la almohada, su cara era
una rosa, que me incliné
a besar, y ¡Oh que divino néctar
bebí de tu boca deliciosa!...

Ya en el lecho, mis manos
la cintura enlazaron,  era una
virgen pura, que al sentirse
de amor cautiva, tan dulcemente
se rindió.

Sus pechos temblaron como
cándidas palomas, junto  a mi boca
ardiente y ansiosa… que siendo
dos, solo uno se sentía…

Soledad Mar y Cielo
D.R de la autora
Com. Manuel Estrada M
( Vange )

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tu gran poema de amor
    Saludos
    Críspulo el Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.