Pedro Perez Vargas

Bendiciones desde el cielo

Como hija, fuiste como ninguna...
Entregando tu amor y cuidado atento
Estuviste ahí en los amargos momentos
Hasta ver caer sus hojas una a una

Cuando el dolor se impuso y castigó su cuerpo,
Con el valor de un guerrero, te pusiste al frente
Luchaste y luchaste hasta llegar la muerte
Arrancándolo de tus brazos, pero no de tu pecho

Las lágrimas que brotan de tus tristes ojos
Desgarran mi alma en ésta noche oscura,
Y es que para tu dolor... yo no tengo cura
Hoy llora mi alma, aunque no lo hagan mis ojos

Dios, y sólo dios, a ti podrá sostenerte...
Cuando sientas caer a un abismo profundo,
Al sentir que todo acabó, cuando partió de éste mundo,
Y que aquel que te cuidó, te abandonó a tu suerte

Estoy seguro que desde el más alto cielo
Te llegaran bendiciones hoy y a cada día,
Pues, ése padre amoroso de quien fuiste hija
Nunca te dejará sola, aunque no puedas verlo

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Me alegro de verte de nuevo en marcha poeticamente amigo Pedro
    Gratificantes y hermosos tus geniales versos
    Muy grato leerte...
    Saludos de firme amistad...
    Críspulo el Hombre de la Rosa

    • Pedro Perez Vargas

      Gracias infinitas por tu amistad, querido amigo Críspulo. Te saludo con respeto y admiración.
      Recibe mis abrazos y sentimiento de gratitud por tu fiel compañía. Tu amigo Pedro.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.