niikolo

olvidado entre muertos

Tierra tibia y húmeda calló sobre mi cuerpo frio

Encerrado por los que me amaron

Dentro de la soledad absoluta

Cuando  gotas de dolor regaban mi nombre

Y ahora  flores podridas calculan mi tiempo

Tirado en medio del olvido

En donde los que llegan

Terminaran siendo víctimas del tiempo

Contando gusanos

Y contando los huesos

De sus cuerpos flácidos y descompuestos

Querrán seguir muertos

Al ver que en el olvido fueron dejados

En su descanso eterno

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificantes y hermosos tus geniales versos amigo Adonai



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.