PETALOS DE NOCHE

Vista Previa..., Fotografía No Revelada*


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]


 




Las calles siguen vacías (...y sigo repitiendo los mismos sucesos que invaden mis recuerdos
                                                    aquellos que olvido reconociendo mis huellas
                                                    perecidas desde el último aliento
                                                    que borra parte del tiempo perdido
                                                    de las extremidades que suelen estar pegadas a mi cuerpo de                                                                                                 fotografía) 

"Lástima!"
 Exclamaste mordiendo el aire desde tus entrañas en cenizas...,
 Quemándote el interior lastimaste tus últimos indicios de preservar el idilio...,
 En ruinas y latidos añejos exclamaste lástima a tus instintos sanguíneos...,
 Quemándote toda la Mayúscula exaltación de tu pecho...,
 En residuos Minúsculos que alteraron los sueños que tatuaste en una hoja amarilla...,
 Ocre como tu mirada perdida, desgastada por los haces de luz...,
 Que brillaron ayer desde el último indicio de un gran incendio...,
 Quemando toda exclamación íntima...


"Verdad?"
 Preguntaste..., queriendo encontrar alguna respuesta escasa y volátil...,
 Volando en un atardecer escrito con las sombras de la soledad...,
 Preparada para ahogarse en la oscuridad...,
 Preguntas volaron quebrándose las alas...,
 Mariposas respondieron con caídas punzantes en el alma...,
 Puntiaguda es la condición de "quererte" 
 Puntiagudo es inclinar el vértice de mi rostro...,
 Punzando mis labios con tu boca traslucida en el aire...,
 No oxigena la muerte ¡Nos persigue!
 ¡Y no te das cuenta...!
 Nos termina por terminar en un termino claro y borroso...,
 En la fotografía percudida por el tiempo...,
 Y ese espacio que reiteras de las mismas calles sin mis huellas...




   "ADÍOS" lo dije entre líneas, quebradas, mi aliento quebrado,  el último, húmedo,
   goteando las nubes rojizas desde mis venas conduciendo los viajes latentes
   que se quedaron en tu armadura de carne
   en ese claustro que envenena tu sangre
   de los huesos que estrujan el corazón que dices no es tuyo...,
   y ahora mendiga en calles vacías
   donde antes habían tantos recuerdos y fotografías arrugadas
   por tus manos marchitas...,
   al asesinato de padecer con la misma condena,
   con el mismo sentimiento, un te quiero percudido por el tiempo,
   un te quiero disfrazado
   un te quiero falso en la falacia de asentir lo "negativo" del amor,
   lo invertido,
   donde los colores parecieran encerrarnos los sentimientos,
   cayendo en la inercia de revelar los sueños
   que se perdieron por los detalles imperfectos del mañana... 




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.