alesantilli

El pasillo que conduce a un imaginario castillo

En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Visitado por hadas malvadas,
expulsadas de sus moradas,
por ser haraganas y malhabladas.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Sólo visible durante las noches oscuras,
cuando mis padres duermen,
y el insomnio me tortura.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Y las leyendas dicen de todo.
Incluso que su primer habitante
fue un sanguinario hombre lobo.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Frecuentado por malignas brujas adolescentes,
que elaboran conjuros para perturbar a la gente.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Construido muchos años antes
de la llegada al reino
de las hordas de gigantes.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Y es muy certero
los que afirman que está embrujado
por el fantasma de un príncipe hechicero.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Iluminado por antorchas,
que mágicamente se encienden.
Y los elfos de la comarca sostienen
que, para alejar el terror,
cientos de duendes las prenden.
En mi casa hay un misterioso pasillo
que conduce a un imaginario castillo.
Cuyas ruinas están cerca de un mar
peligroso y tenebroso.
Por eso las almas en pena
deliran con las bellas sirenas
sin escrúpulos,
que cantan a la hora del crepúsculo.
En mi casa hay un misterioso pasillo subterráneo
que conduce a un castillo imaginario.
Y allí suceden hechos maravillosos, inexplicables y extraños.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Hermosa y bella la lectura de tu gran poema infantil amigo
    Saludos y amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.