Ludvaldo

SONETO A PAN

Divino Pan, señor de lo terreno,

de lo aéreo, del fuego y de lo acuoso,

inmenso soberano generoso

del Universo, que de Ti está lleno,


monarca de las ánimas y el cieno,

espíritu sublime, almo y glorioso

de hálito de vida tan grandioso

que alienta igual lo malo que lo bueno,


yo canto de tu eterna melodía

-impulso de lo cósmico infinito

a cuyo ritmo el alma se gloría-


la etérea y abismática armonía,

y más sagrado culto no repito

que el de las alabanzas de tu mito.


Osvaldo de Luis

Comentarios2

  • Ayelén

    Muy lindo y original, saluditos. Ayelén.

  • El Hombre de la Rosa

    Tus preciadas letras amigo Ludvaldo gratifican la lectura de tu bello poema...
    Un saludo cordial de sincera amistad...
    Críspulo el Hombre de la Rosa...




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.