Simon Rodriguez

BUSCANDO


No es que haya puesto el reloj
de bocabajo
ni de un momento a otro
haya visto el mar
caminando a espalda de los ríos.
No.
Yo sigo pensando que el sol tiene dos caras.
Y que el mapa universal es tan pequeño
que le salen ramas por los ojos.
Que el decir "buenos días"
es lo mismo que mandar al carajo
a un enemigo
o esto de tratar de pagar una manda
con el ombligo mojándose
es como ingerir hostias sin harina
y confesarse sin haber pecado.


Es que tengo razón de estar sentado.
Hace tanto invierno
que me llego un verano,
y de tanto andar buscando
encontré un calendario muerto
a orillas de mi propio cementerio.


¡No pido más ! ni ruego ni me callo.
Hoy voy a dejar la máscara
en cualquier lugar de mi memoria.
Y me voy a salir del apellido
para entregarme a ser la misma raza
el mismo fuego, el viento o el relámpago
que ayer se quedo a mis pies dormido.
Hoy quiero estar en donde estuvo
porque ya no me soporto con la herida
que me dejaste.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Tus hermosas letras amigo Eduardo hacen gratificante la lectura de tu bello poema...
    Un saludo cordial de amistad...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.