Antonio RV

La fontana

El rumor proveniente de la fontana

se diluía en el clamor de la lluvia

y la revelación de las gárgolas.

 

Como soy dada a la ensoñación

sentí el verde musgo bajo mis pies

caminando desnuda en la foresta.

 

Entregada a Gaia dancé con devoción

sintiendo la pulsación del universo

me expandí con liviandad al eterno.

 

Consciencia viva soy, presente hoy.

Las gárgolas me regurguitaron libre;

Caí sobre un lecho de musgo verde.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.