richard ariel

Te quiero...



Tal vez esta no sea la vida que soñaste…

ni yo tu sueño perfecto.

Pero te he visto abrir los ojitos…

un sin número de amaneceres.

Tal vez mi casa no sea un castillo…

ni yo tu príncipe azul.

Pero abracé tu cuerpo…

cuando un mal sueño interrumpió tus ganas de vivir.

Es verdad; no pude estar ahí…

cuando el miedo consumía tu alma.

Pero estuve ahí…

cuando caía la noche sobre tu frente.

Y aunque te he visto llorar a escondidas

y no pude secar tus lágrimas…

Supe que desde el día en que te conocí

un día como hoy serias mi felicidad,

mi alimento, mis ganas de vivir.

Y es que estoy hasta los cabellos por ti,

por tu cariño y tu corazón inocente.

Que quiero construir un cielo

A la altura de tu pies.

Un cielo donde habiten las espinas,

donde el mar sea profundo,

donde el corazón

sea vulnerable a las espadas,

un cielo donde las palabras

maten muy despacio

y los hombres apuñalen por la espalda.

Un cielo muy parecido a la realidad

que ven tus ojos a diario.

Tal vez te preguntes

¿Por qué tanto desierto en tu cielo?

Porque todas las cosas no son de color rosa,

porque mientras otros vuelen perdidos

en un cielo de fantasía;

nos otros volaremos en nuestro cielo.

Y aunque todavía eres una niña

que te enojas por que no ganaste

al juego de las escondidas

y lloras porque tu orgullo

no te deja seguir de pié...

Te quiero.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Tus hermosas letras amigo Ariel hacen gratificante la lectura de tu bello poema...
    Un saludo cordial de amistad...
    Críspulo el de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.