Daniel Manques

deja que lloren

lluvia de piedra pulida 

trina la flora podrida

canto del mundo aturdido 

deja que lloren pecado cometido.

 

deja que arrojen la rabia

a los mares de mantos a rayas 

que figure abadías del hombre 

y que afloren los bienes del monte. 

 

que arrolle la mente perdida 

de los bosques del hombre nativo 

destruido monumento abatido 

lloran penas del alma aturdida. 

 

arrodíllate monje bandido

que pecaste en el mundo rebatido  

floreciente presagio evolutivo 

ahora el hombre se cuestiona el poderío 

 

retardada juventud del humano 

son veinte siglos de cordial esclavitud

plenitud de las almas del mundano 

soplan brasas a la espera de juzgar su actitud.  

 

dios rugido por las armas de la mana  

haz que pare la ignorancia de tu papa 

rata mala que devora las entrañas

que se valla pa' curarme de sus mañas. 

 

que se arroje a las arcas asaltadas 

a los pobres que son mandados por patrañas 

y se ahogue en las rabias de esta cara 

que arrojaste a servidumbre regalada 

 

mal pagada esta tu santa enseñanza 

doctrinada por el siervo que ahora matas. 

 

lluvia de piedra pulida 

trina la casa abadía

canto de dioses podridos 

deja que lloren su fin estremecido.

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Tus hermosas letras amigo Daniel hacen gratificante la lectura de tu bello poema...
    Un saludo cordial de amistad...
    Críspulo el de la Rosa...


  • Seutónimo

    Cuanta energía rebosa este poema. Bravo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.