Murialdo Chicaiza

SECRETOS DE UNA FLAUTA



Parece que el quererte

no tiene remedio

al menos esto me dice

mi flauta de madera.

 

Fluye serena por mis contornos

su música es distante

y cristalina como las aguas.

 

A pesar de mis silenciosos ruegos

mi flauta me habla:

de tus pensamientos

de violeta niña

de tu amor hacia aquellos días…

 

Lo humano de mi flauta

es poesía pura

aunque ahogada

por las trivialidades de mi razón:

Mi flauta me habla

mi flauta llora

me dice que espere

que llegarás a saber

que es flauta solo por ti

que si algún día mueres

entre las flores de otoño

ella me consolará

¡Me dirá que vives!

¡Me dirá que espere!

Es entonces que seré trascendental

mis lágrimas serán pétalos

en la resurrección de las flores

mi sufrir, dulce tonada

y tus recuerdos únicamente

una flauta blanca

con seis agujeros acariciados.

 

Tú ya no estás más

eres pentagrama en todas mis noches

en las que pasaré sentado

solo, muy solo

junto a un estanque

de cisnes viejos y negros

a la luz de una estática luna

a la luz de los ojos de algún dios.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.