JULIO CASATI

AQUEL TIEMPO IMAGINARIO



Era un día de sol…

Salimos a la puerta pintada de verde junto a la que ella

Le gustaba algunas veces retratarse,

Llevaba el vestido de florcitas multicolores que tanto me gustaba,

Y el amplio de la falda volaba despacito con el viento…

Se veía hermosa, en la dulzura de su juventud, y yo un pequeño,

Que asomaba a las cosas nuevas de la vida,

Llevado de su mano, atravesando las calles empedradas, irregulares,

Testigos también de mi júbilo frente a las maravillas de esa tarde,

Mamá, mama ¡¡¡…

La leche la he tomado, ya sabes que a veces no la quiero, le decía,

Justificando un apuro, y  olvidando ese calor en mi garganta

Por la premura que tenía de vivir esa salida inolvidable…

Mama…mama…

Los deberes los hice muy temprano, no me reproches más,

He apoyado el cuaderno sobre la mesa, y desparramé los libros

 A mi alcance para saber de más, solo  por la promesa que me hiciste

 De visitar ese país de maravillas donde vive mi infancia…

Vamos, no te detengas más en esas tiendas asombrosas

Llenas de vestidos y tacos altos, que papá ya te prohibió todos los espejos

Para que el brillo del cristal no pudiera mirarte…

Mamá, mamá…,

Y le tironeaba hacia las vidrieras de juguetes prometidos

Que siempre ambicionaba,

Quiero un rojo camión mama, o un trompo de cristal,

 O ese juego de armar

 Para jugar hasta tarde con los niños de al lado,

Mamá, mamá…, me gusta ese muñeco, el de los brazos que se cierran,

No me gustan los que hablan, ya sabes,

su voz metálica me asusta y el tono Monocorde

 me recuerda al canario muerto en el fondo de la jaula…te acuerdas?

¿Ves esa paloma que nos sigue?, 

Por qué no le dices que vuelva al palomar y

Que me deje soñar en esta tarde volando en aeroplano,

Ése que tiene un motor a cuerda y hélices que imitan a un relámpago,

Ya se hunde el sol, no te detengas, mamá,

Que tenemos que llegar a la avenida antes de que el ocaso hable con los

 Árboles y las calles se llenen de sombras peligrosas, y ya no vea las flores

 De tu vestido y el pelo se me vuelva oscuro y esté otra vez  la cena demorada…

Las horas comienzan su danza puntual y frenética,

Y estoy aquí, tomado de tu mano, arrastrándote

 En el tiempo inolvidable de esta alegría compartida llena de miel y soles,

 Donde nos olvidamos de la compra, y terminamos sentados en el parque

 Compartiendo… un delicioso helado.

 

Julio Casati

 

Comentarios2

  • ALICIA SANTI

    Tuve el honor de conocer a la autora de tus recuerdos,
    y fueron momentos especiales e inolvidables en mi vida.
    En poco tiempo me enseñó mucho más de lo que hubiera podido imaginar. En mi vida hubo un antes y un después de Lavallol.
    Para vos...María
    cómplice del amor...
    de nuestros días!!!

    • JULIO CASATI

      gracias compañera...nos veremos en otros recuerdos.

    • tmiradatriste

      Que bellos recuerdos de amor para con tu mami,bellisimas letras cargadas de nostalgias. feliz jueves poeta.

      • JULIO CASATI

        veo que te estas poniendo al dia con las lecturas y eso me alegra...un abrazo.

        • tmiradatriste

          si porque tengo muchas cosas que hacer y estube un poco alejada,organizando algunas actividades.
          Pero estoy de nuevo por aca,gracias por darte cuenta que no andaba por aca.

        • Hay 1 comentario más



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.