Fernandotorres

DULCE PÁJARO DE JUVENTUD

La quisieron como acompañante

durante las largas horas del día.

Como paño de lágrimas de dudas amorosas.

(Ella, soñadora de la sutil caricia

de la mañana)

La quisieron como víctima

para pisarle su corazón limpio,

como tonta a quien bailar el agua

mientras pensaban en su cuerpo.

(Ella, que ansiaba dulcemente

un abrazo le atravesase el alma).

Entretenimiento

de sus aburridas vidas,

actriz perfecta

del papel que deseaban.

 

Quise amarla como se merecía,

pero ya tenía el cuerpo prendido en el aire.

(Ella, que buscaba solo un semejante

con quien compartir la sombra

en un día de Sol ardiente)

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Un placer pasar por tus hermosas y bellas letras amigo Fernando
    Saludos de amistad
    Críspulo Cortés Cortés
    El Hombre de la Rosa

    • Fernandotorres

      Hola Maestro. El placer es mío por leer las tuyas. Muchas gracias por tu comentario. Un orgullo que te guste leerme.

    • santos castro checa

      Un tierno poema para comprender a esa almas incomprendidas.

      Rudavall

      • Fernandotorres

        Muchas gracias por sus palabras. Un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.