ZURDO_123

INCONCLUSO

INCONCLUSO 
Me he dado cuenta de que 
estuviste hecha a la medida de mis manos, 
que las comisuras de tu piel estuvieron 
en su debido lugar sólo para mí. 

Cada sombra, cada respiro, cada parpadeo. 
Eres toda tú esperando mi partida. 

Tu vientre de espejo respiraba 
bajo mis dedos al vuelo, 
cuando confería el alma al diablo 
y te entregabas toda. 

Te agonizo y me vives, 
te abandono y me atas, 
te poseo y no me tienes. 

Estos brazos que ya no esperan 
- cárcel de tu piel y tu aliento - 
te olvidan para conocerme 
y saber si fuiste en mí como yo en ti. 

Me desprendo tu alma 
- nuevamente tuya - 
para volver a ser, te ruego: 
no te quedes más a mi lado. 

Te devuelvo mi dolor 
y estas líneas que no son tuyas, 
pero que pensando en ti 
fueron hechas... 

SALUDOS DEL ZURDO...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.