Simon Rodriguez

ME QUEDA TU MIRADA


De mi ventana a tu puerta
me imagino un puente de niebla
que cada segundo se convierte en humo
de aquellos que pervierten los sentidos
amarran las manos
cierran los ojos
rompen estrellas
desarman relojes
incendian primaveras.
Y todo por no querer ser el trompo
dando vueltas
sobre la misma sábana.

De mi ventana a tu puerta
me queda un paso y tu mirada
o ese recuerdo cargándolo sobre el vitral
como lluvia
como herradura que sin tocarme
baña la copa
que dejaste entre mis dedos.

De mi ventana a tu puerta
mil timbres estarían gritando
desesperadamente mi conquista
de saberte ausente
de sentirme hielo
de llevarte en una magia sin besos
sin pestañas, sin apuros

Ya vez que mi ventana se queda
mientras tu puerta
Irá muriendo con su propio vientre
como despedazando se desde su cerradura.

Así después de todo.
El día que lo desee
o me da lo mismo hacerlo
La cierro y en el camino
habrá sólo tu puerta
retorciendose en su esqueleto
por dejarte vencer de la prepotencia y la
aventura por otros brazos.

Comentarios1

  • Christian Vivar

    Existen miradas que matan, hablan y enamoran... Un abrazo amigo, me gustó el poema, saludos!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.