Kabalcanty

Fue el signo de la noche........

Fue el signo de la noche:

una feliz pereza inalterable

que colgaba ajena del almanaque.

Un brindis espontáneo, sin razón,

y un elocuente silencio

enroscado en un obstinado deseo.

Bailamos en el quicio de la barandilla,

forajidos entre el bien y el mal,

mientras el esperpento del vértigo

se retorcía aburrido en el fondo.

Encelados en la noche, sin duda eternos,

redimidos de todas luces.

 

Kabalcanty.copyright©

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.