Estela Kobs

Estampida

 


Dije “te extraño”, ¡vaya qué cursi!
no más que un clamor desesperado,
un ataque de sinceridad, desliz,
un rato después estaba temblando.

De miedo, susto, arrepentimiento,
quizá también quedé avergonzada
cuando vi tu rostro desfigurado,
tus nervios huyendo en estampida.

Tuve que dar paso a tus disculpas
y así también a tus evasivas,
que corrían a par con tus excusas.

Junto con tus miles de confusiones 
huyeron en estampida, mis ganas,
mis deseos, mi desliz, mis pasiones. 


Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificante y amena ha sido la lectura de tus letras estimada poetisa y genial amiga Estela Kobs...
    Saludos de sincero afecto de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.