Scahega

Solo un sueño?

Tuve un sueño un tanto peculiar, un poco extraño se podría decir.


Soñé con un hospital, bastante moderno según veo, el hospital más avanzado del país, por lo que escuche.


Algo muy particular ocurría en este sitio, había mucha conmoción, al parecer allí se encontraba internado un señor muy importante, la verdad no muy viejo según mi parecer, es más pareciera que gozaba de buena salud. Una lesión laboral, o una virosis común me dije a mí mismo.


Entre la conmoción del sitio mi curiosidad despertó y comencé a mirar a mi alrededor buscando alguien a quien preguntarle por este hombre, cuál era el problema o que era lo que sucedía porque todos tenían cara de tragedia como si alguien estuviera muriendo. Entre los presentes sólo veía ejecutivos, doctores, enfermeras y un par de reporteros que aguardaban con ansía una noticia.


Entre todos me causó curiosidad una joven muy atractiva, ropa elegante y muy buen perfume, era la única que acompañaba a aquel hombre. Su novia, prometida o pareja fue mi primer pensamiento. Pero al verla detalladamente parecía que estaba allí no porque así lo quisiera, si no por algún tipo de compromiso.


En mi divagar pasaron sin darme cuenta las horas y poco a poco la conmoción se disperso, y uno a uno los ejecutivos y demás personas fueron dejando el sitio sin mediar palabra. Incluso los reporteros abandonaron su nota y dejaron el lugar. Pensé, sólo fue una falsa alarma, la gente en este lugar arma un escándalo por nada jajaja.


Por alguna razón yo seguía estando en ese sitio, algo no me dejaría irme de allí hasta no saber cuál había sido la causa de tal alboroto. En ese momento aquella chica se levanta y sale de la habitación, aburrida y cansada de estar en esa silla supuse. Con el pretexto de un café la aborde y comencé a indagar sobre aquel suceso. Al parecer aquel hombre era su jefe y era un exitoso empresario accionista de múltiples empresas y un filántropo empedernido.


A eso explica a los ejecutivos que vi al llegar y a ese par de reporteros que vi al entrar le dije.


Pero lo bueno fue que no ocurrió nada grave le comete a la chica, no es así ella me respondió mi jefe tuvo un ataque y esta delicado de salud. En ese momento la interrumpo y comento que menos mal el hombre es un roble por lo que veo.


Ella sólo agacho la cabeza y me comentó que al principio sólo veía la hora en poder irse a su casa a descansar, incluso mi jefe así me lo pidió dijo ella, y por qué no lo has hecho le dije, ella me respondió por lástima.


Jaja por lástima pensé yo, lástima de una persona que tiene todo le dije. En ese momento comprendí la gravedad del asunto, una lágrima resbaló por su mejilla y me dijo que aquel hombre podría tener todo menos lo que realmente importaba.


Que sería eso pensé yo, si yo tuviera todo lo que él tenía me encargaría de ser lo más feliz que pudiera exclame, exacto dijo ella, le falta ser feliz.


Como puede ser eso posible lo tiene todo y me imagino tiene una hermosa esposa que está por llegar y una familia ejemplar. Se equivoca usted, me dijo, nadie más vendrá, el está solo. Eso no puede ser y sus padres o sus hermanos, amigos. Sus padres murieron hace ya unos cuantos años, amigos nunca significaron mayor cosa para él, al parecer nadie era lo que esperaba y su única familiar es una hermana la cual se encuentra en sus últimas semanas de embarazo.


A bueno pero ella vendrá a visitarlo en estos días supongo, no no será así, ella vive en el exterior y el no me permitió darle aviso, debido a que en su estado el no permitiría que hiciera un viaje inútil. A entiendo el se siente mucho mejor y no le parece necesario que se preocupen demás por él, su rostro vuelve a cambiarle y otra lágrima baja por su mejilla, no señor mi jefe no tiene más tiempo a su favor, me quedó perplejo totalmente congelado, en ese momento después del último sorbo de café ella se levanta, le pido un permiso voy a ver en que puedo ayudarle, enseguida me levantó y le pido una explicación, no entiendo como un hombre al parecer tan sano estaba muriendo en esa cama. 


Mi jefe al parecer tiene un daño masivo en sus órganos principales causados por una rara enfermedad que dura años en desarrollarse pero que lastimosamente es mortal en todos los casos. No podía ser aquel hombre de verdad moriría allí sólo acompañado únicamente por una de sus empleadas la cual sólo sentía lástima por él.


En ese momento sentí una tristeza inmensa, prefiero no tener riqueza alguna a padecer la desgracia de aquel hombre. Sin darme cuenta entre a la habitación con la chica, un extraño frío recorrió todo mi cuerpo, algo familiar había en el ambiente, un aroma tal vez. En ese momento aquel hombre, que miraba la ventana viendo quizá  por última vez el espectáculo de luces de la cuidad en su esplendor nocturno, dice con una voz conocida, "vienes a ver cómo termina la historia", "lo lamento pero es tal y como lo esperábamos". 


En ese momento gira su rostro y sus ojos negros como la misma noche me dejan paralizado, entonces sucede. Máquinas sonando, enfermeras y médicos aparecen de todas partes, el sonido me nubla y siento como todo se comienza a escuchar en un eco profundo.


Una sonrisa dolorosa y las lágrimas en sus ojos me hacen llorar, quiero gritar, nooooooo porque porque , aún no, pero todo cada vez es más oscuro hasta que de repente, el reloj se detiene, caigo en un vacío profundo y entiendo que fue lo que me quiso decir con aquellas palabras. Pero ya era demasiado tarde el tiempo había terminado y el fin fue tal y como siempre lo supe y nunca lo quise crecer.


Y así sin más detalles, el tiempo, mi tiempo, simplemente término.

 

 

 

©2013 Zett Wf.

Comentarios3

  • Scahega

    Este relato le pertenece a Zett Wf; lo escribió porque en realidad le paso, fue lo que sintió, fue lo que soñó, o tal vez no

  • El Hombre de la Rosa

    Hermosa y preciada ha sido la lectura de tus letras estimada amiga Scahega
    Saludos de sincero afecto de Críspulo

  • Scahega

    Gracias Críspulo, pero estas bellas letras no me pertenecen, le pertenecen a Zett Wf, yo simplemente fui un puente para darlo a conocer a petición del autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.