Carlos Roman Ramirez

HILOS

Huellas, pinceladas de recuerdos,

pasos matizando caminos,

presente oriundo de mundanos ayeres,

memoria hilandera tejiendo abrigos,

desande hasta la rueca destrenzando hilos.

El amado antaño es una calle, un recodo,

una posada de cirios, un café, una mirada

absorta en rítmicos andares tibios.

Mis latidos fueron arado en aquella tierra,

en virtual osadía di nuevos nombres a los días,

renové el eco de campanas,

tallé enfebrecidos sentimientos

en muros del tiempo.

Nubes pasajeras bajo lunas de enero

en un mar sin barcos ni olas,

puertos sedientos de farolas

cuando murió el farolero.

Si huella tras huella desdibujare el recuerdo,

decolorase el camino,

si no quedaren ayeres,

si quebraren los hilos y la memoria

destejiere el abrigo,

entonces...... de cierto sabré

que seré motivo 

de redoblar campanas

 y estallar quejidos.

                        enero 2014

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Grata la lectura de tu rimar y versar en tus geniales letras amigo Carlos...
    Saludos de tu amigo Críspulo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.