Scahega

Mujer Nocturna

Mujer baja como la centinodia de bustos medianos y cabellos negros, tu que ruborizas tus mejillas, alargas tus pestañas y coloreas tus labios; tu que te entregas a salvajes hambrientos que desean socavar sin parar el túnel de tus placeres desbordando en ti sus más grandes excitaciones, tu bella mujer que al igual que aquellas que servían ciruelas cocidas recibes solo unos pesos para matar el hambre atrayendo las chovas a tu cuarto y a tu cuerpo; tu que brillas como la diosa febea sobre el agua cristalina de lagos, lagunas y mares abiertos, tu mujer bella mujer, mujer de la noche eres más que solo carne

Mujer baja como la centinodia de bustos medianos y cabellos negros, respondes con sonrisas a los apetitos que esos salvajes te aúllan, aceptas con la caída de tu vestido que tu templo sea devorado una vez más por sus colmillos, recordando que después de eso dejaras de ser su comida para conseguir luego tu propia comida… tu mujer nocturna, te sumerges en las noches oscuras de los cielos sin estrellas tan reluciente como desdichada, tan esplendorosa como manoseada; tu que brillas como la diosa febea sobre el agua cristalina de lagos, lagunas y mares abiertos, tu mujer bella mujer, mujer de la noche eres más que solo carne

                                                 

 SCAHEGA

©

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.