ldeluis

El maestro y la Comida.

Estaban, maestro y discípulos, sentados frente a una mesa llena de alimentos y frutas.

Los ojos de los discípulos delataban su disposición inmediata de poder satisfacer aquello que sus sentidos estaban experimentando a través de los olores y de cómo estaban presentados los platos, hecho que no pasó inadvertido por el maestro.

Con un leve consentimiento del maestro todos se pusieron a comer.

Pasados pocos minutos un discípulo interviene:

—Querido maestro, quisiera saber si la alimentación es tan importante cuanto la meditación.

—Amado discípulo, más importante que las dos son la paciencia y la concentración.

Extrañados con la respuesta, los discípulos esperaron una mejor aclaración que no tardó en llegar:

«Sin la paciencia no puedes concentrarte y sin la concentración, la alimentación o la meditación —que son actos sagrados, los conviertes en algo mundano.

«Cuando tengas que orar, ore, cuando tengas que comer, come, cuando medites, medita y ni siquiera hagas nada más, solo ores, solo comas, solo medites. Ora por la naturaleza y por Dios, que te dieron la comida, siente por aquellos que no la tienen y comparte con ellos, mentalmente. Cuando comas, concéntrate en la comida, en sus cualidades, en la energía que te aportará para poder servir a los demás, que es el propósito para lo que te alimentas. Mastica bien los alimentos, extrae todos los sabores, los olores y no trates tu boca como un embudo. Medita en la unión de tus amigos y medita en el cuidado que le estás dando a tu cuerpo.

«Solo obtienes el máximo beneficio en algo cuando te concentras igualmente, lo máximo, en ello.

Comentarios2

  • EVA ROJAS

    hola luis, cuanta razón tienes, aunque es mas fácil saberlo que hacerlo aunque lo primero ya es un buen paso.

    saludos

    • ldeluis

      Querida amiga Eva, bien lo dices lo de "un buen paso".
      Un abrazo y muchas gracias,

      Luigi

    • Ayelén

      Muy buena enseñanza nos regalas poeta, saluditos, abrazotes. Ayelén.

      • ldeluis

        Querida amiga, muchas gracias a tí!
        un abrazo,

        Luigi



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.