carminhanieves

LA PRIMERA HOJA

                                                       

 

Después de terminar las hojas del cuaderno donde escribía un poco de mis días, lo he cerrado. Una pequeña pausa, para empezar un nuevo.

De mí mucho comentan, sin saber ni conocer el porqué de mis actitudes y mis actos.

Como todos también tengo varias  maneras de calificar personas, pero espero siempre tener certidumbres para opinar.

No nos damos cuenta que cambiamos en segundos lo que pensamos, mientras no conocemos la realidad.

Obsesión, de querer tener siempre razón, es mala, dar espacio a cada uno es lo correcto.

A toda pasa tener momentos en que el enfado ciega un poco, esperar un casi nada nos devuelve la razón y  se vuelve a  tener la virtud de aceptarnos la manera de ser de cada uno.

En este momento que vivo, todo tengo, quizá nunca lo he tenido en mi larga vida, ni sabía cómo era. Por  ironía del destino, me ha tocado un naco del cielo en la tierra. Sin avidez, lo gozo, sin pensar que terminará tampoco, solo lo saboreo, con toda mi alma.

No son grandes acontecimientos, ni bienes materiales, a los ojos de los demás desapercibido pasa. Mejor así, no lo entenderían, seguro.

Aunque quisiera calificar el amor, no lo conseguiría, es tan grande su variedad, que  no me importa su nombre o calidad. Solo este pedazo del cielo  que me ha tocado lo vivo con gratitud.

Mi mundo, es compartido, por alguien, que nada pide, pero regala todo lo que con sencillez tiene.

Maguas, sí tengo y muchas, pues una parte de mi vida no entra, otros la tienen, como nube cargada de tormenta, lista a fulminarme con sus rayos  perversos.

Me abrigo lo más que puedo, callada en mi rincón, viviendo el mejor momento de mi vida.

Todos los improperios. Mentiras, jocosidad, nada me afecta. Tres años he llevado para conseguir ignóralos e lo he conseguido. Batalla dura, sin treguas,  desgastante, como  salmón subiendo el rio contra la corriente, he llegado a su naciente y estoy feliz.

Empieza el nuevo año, yo quiero despedirme cuando termine, quiero vivir, más ahora que tanto tengo para ser feliz.

Así lo quiera Dios, con toda mi Fe le pido un poco más de tiempo.

Cambie palacios por un caseta, alegre llena de sol y luz, antigüedades, por cosas sencillas, ostentación por  modestia. Y soy feliz.

Fijo los ojos de quien en ella entra y veo  que le gusta  e lo comentan. Es casi una casa de muñecas e yo una niña con lazos grandes  en el cabello y calcetines  del mismo color.

Siento que los cielos castigan  alguien al darme esta harmoniosa vivencia con mi compañero. Remocé mi cuerpo y alma, sané heridas, por lo menos no sangran, casi invisibles están.

Por fin, me he levantado del lodo de tanta trampa que intentaran   e casi me ha  ahogaran.

 Como diosa del agua, irrumpí y subí bien alto a camino del azul del cielo. Si fuera una figura  mitológica así me calificaría.

Pecan los que mal piensan, pecan los que ofenden, pecan los que por envidia no aceptan, pecan los que apodan almas buenas de falsedad.

Mi corazón te agradece, amigo, mi alma te quiere con suave ternura, te he aceptado como eres en todo lo que eres, sin  seres más que un sencillo hombre, sin maldad  ni  falsedad.

Gracias, por todo, por darme tu mano  y no me dejares caer en la tristeza que no mata, pero hace morir la esperanza.

Oporto 14 de Enero de 2024

Carminha Nieves

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La hermosas letras de tus versos alumbran la poesía de tu poema amiga Carmina Nieves ...
    Yo también suelo escribir bellos poemas.
    Saludos de afecto y amistad de Críspulo

    • carminhanieves

      Se que escribes mejor que yo. por eso agradezco tanto tus comentários e tengo orgullo de tu amistad.
      Que el nuevo año te regale una sonrisa todos los días y que tu vena poética no falte.
      Un abrazo com mucha amistad de esta amiga incondicional.
      Carminha Nieves



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.