Laura

DUEÑA NOCTURNA

Ya se iba la tarde
el sol ya casi no arde
Muy blanca estaba la luna
silbando su canción de cuna

El cielo estaba celeste
dejando que la noche se recueste
convirtiéndolo en azul
escondiendo al sol en el baúl

Baúl del horizonte rojizo
que se lo lleva sin permiso
disparando el hechizo

del cielo que se oscurece
y la luz de la luna crece
dueña nocturna hasta que amanece

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La belleza de tus letras ilumina el alma de tu poesía amiga Lagluni
    Saludos de amistad de Críspulo

    • Laura

      Muchas gracias por tu comentario de luz.
      Saludos de amistad
      Laura



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.